Senderistas y CMB en el Mont Caro y El Barrac de la Vall Figuera

por 27 febrero, at 22 : 25 PM Print

Senderistas y CMB en el Mont Caro y El Barrac de la Vall Figuera

El sábado 18 de febrero, 4 miembros del club de deportes de montaña “covesmuntanyesibarrancs” con sede en Sedavi ,Valencia y el equipo de televiajes se reunieron en el paraje natural del Monte Caro, situado en la provincia de Tarragona el macizo del Caro, punto culminante de “Els Ports” un sector montañoso de este peninsular que invade  términos de las provincias de Teruel, Tarragona y Castellón. El motivo de la reunión fue en primer lugar preparar un reportaje de la zona y grabar el descenso del increíble cañon de la Vall Figuera y en segundo lugar, y no por esto de menor importancia, rendir homenaje a Alfonso Morales, un miembro del club que falleció en un trágico accidente de tráfico en marzo del año pasado, unos días después de descender el Barranco de la Vall Figuera con el club.

A las 10:00 el equipo de Televiajes llegó al refugio del Caro situado en el corazón del macizo a más de 1000m de altitud. Una vez allí contactaron con los representantes del club “covesmuntanyesibarrancs” y después de los abrazos y saludos llegó el momento de iniciar la actividad y se decidieron ascender a la cumbre del monte Caro. Prepararon el equipo de grabación y se inició el trek por su cara norte. Iniciaron un fuerte ascenso por el collado dels Pallers, a unos 1250 metros de altitud, para luego seguir rumbo este por la cresta del Caro para alcanzar un cota 1400m. En menos de una hora llegaron a la cumbre del Caro con mas de 1440 metros de altitud. Desde su cumbre pudieron divisar los llanos del delta del Ebro y el ancho caudal de este río en su parte final. El Monte Caro es un mirador excelente de toda la comarca, y en días claros se divisan las cumbre del prepirineo de Lleida y como no, en dirección oeste, la gran masa forestal dels Ports y su abrupta orografía. Después de disfrutar de unas imágenes espectaculares y un poco de picoteo, el equipo desciendó de nuevo al refugio para reponer fuerzas y preparar logísticamente el descenso de la Vall Figuera.

Después de cenar y dejarlo todo listo, los miembros del club prepararon las tiendas en una zona recreativa cercana al refugio, “la Font del Abellaner”  A las 21:30 pm todo el equipo a descansar…

Domingo dia 19 de febrero: A las 6:30 am sonaron las alarmas y en marcha. Después de preparar todo el material técnico y el equipo de grabación, iniciamos la aproximación al barranco. La tarde anterior se decidió acceder por un entramado de sendas antiguas y en desuso , cosa que sabíamos que nos daría trabajo pero también una dosis de aventura. Y así fue, después de rachazar alguna que otra senda y consultar el mapa en mas de una ocasión, llegamos a el salt del Ximenot, un barranco afluente de la Vall Figuera. Aquí  tocó ponerse el equipo, arneses ,cascos , cavos de anclaje y descendedores, así como las cuerdas para el descenso. Después de descender tres rápeles, el más grande de unos 20 metros, llegamos oficialmente al Cañon de la Vall Figuera o como dicen por esta zona “Les Gubies”

El cañón de la Vall Figuera es la parte final del barranco con el mismo nombre. Se trata de un tramo encañonado de más de un kilómetro de longitud y mucha verticalidad, excavado en roca caliza y con tramos realmente sobrecogedores. Es uno de los cañones de roca caliza de más importancia de la península si valoramos su entorno, su volumen y vertcalidad. Después de más de dos horas de descenso llegamos a su parte mas aventurera, se trata de la denominada marmita trampa, pues se trataba de una poza o agujero de gran tamaño de roca pulida y mucha profundidad que se puso en su camino, y que Jose Luis ( Pepelu ) descendió en primer lugar para escalar por sus paredes y así poder instalar un rapel guiado que permitió al resto del equipo vencer este paso con seguridad y rapidez, eso si con una maniobra espectacular e inquietante para gente no acostumbrada  a estos ambientes, pues los barranquistas se encuentran a mas de 20 metros del suelo y sin contacto alguno con las paredes del cañón. Después de vencer este paso, recorrieron la parte final del cañón donde la altitud de las paredes que les rodeaban es  muy grande y les dio la sensación que estaban atravesando la montaña por sus entrañas, teniendo el cielo y la luminosidad de la superficie muy lejos de ellos. Después de un recorrer el ultimo  pasillo de  roca pulida de este cañon, de repente las pardes se abrieron y un entorno natural único y salvaje les dió la bienvenida. Habían llegado al final y el azul del cielo esta de nuevo sobre nuestras cabezas.

En este punto, en el corazón del macizo del Caro, lo miembros del club clavaron en la roca una placa conmemorativa de la perdida de su compañero “Alfonso” para que cuando él quiera abra esta maravillosa ventana y se deleite con este paisaje y porque no, para que recuerde el día que el descendió por este cañón rodeado de amigos y compañeros y practicando deporte, su gran pasión…

Un éxito para todo el equipo, y sobre todo para el equipo de televiajes, Salva y Lola que no tenían mucha experiencia en este ambiente y resolvieron el descenso sin mucha dificultad

Ahora les quedaba el retorno a los coches que estaban a unos 500 metros de altitud por encima de ellos y a más de 5 kilometros. Nos vemos en la próxima aventura. ..allí donde sea… ¡!!

 

 

Noticias

Post Your Comment

Enlaces interesantes

Casiaventurilla Senderismo

Blogger senderista

Edición de videos de Montaña